09 julio 2019

EL CURIOSO ROL DEL PARLAMENTO EN CULTURA



La primera vez que escuché el aserto, fue a propósito de la esperada participación en la discusión de la Ley del Patrimonio. Organizaciones de trabajadores y otras de la sociedad civil se quejaban de que no habían tenido oportunidad siquiera de conocer el articulado de la iniciativa. Bueno, pensé, se deberá a la relevancia de la ley en cuestión y -como se dijo- a que el ministerio responsable de las relaciones con el Congreso, así lo exigía.


Pero no fue así. Siguiendo en la transmisión televisiva de la comisión respectiva de la Cámara de diputados del lunes 8 de julio, comprobé que el parlamento era el sitio para debatir todos los problemas de la cultura. Desde la restricción territorial de una declaratoria de un humedal por parte del Consejo de Monumentos Nacionales, a la solicitud de los gremios involucrados, de despedir a una Seremi acusada de acoso laboral.

Por cierto, tambien una propuesta de citación al Alcalde de Santiago por la situación laboral que afecta a los trabajadores del Teatro Municipal. Y la  crisis del cine, aguijoneada por el recorte que le hizo el Banco Estado.

Ah, y, además, se destinaron unos minutos al propósito de la sesión que "recibir a la Ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, señora Consuelo Valdés Chadwick, y al Subsecretario del Patrimonio Cultural, señor Emilio de la Cerda, para tratar temas propios de su competencia. Iniciar el estudio en general del mensaje, que establece una nueva institucionalidad y perfecciona los mecanismos de protección del patrimonio cultural, correspondiente al boletín N°12.712-24".

Es decir, se estaba, por fin, iniciando el esperado estudio del proyecto que el Presidente de la República anunció durante la celebración del Día del Patrimonio Cultural 2019. Entonces, Piñera y un conjunto de ministros firmaron un proyecto de ley que promueve el reconocimiento y cuidado del patrimonio cultural de Chile, desde edificios y monumentos hasta sus tradiciones y rituales. “Lo que se busca -señaló- es centrar la protección a nuestra historia y a nuestra cultura, no solamente en los monumentos, sino que en todo lo que es patrimonio”.

En su Cuenta Pública a la Nación 2019, unos dias después, el presidente reiteró la relevancia: "por sobre todo, quisiera destacar el Proyecto de Ley de Patrimonio Cultural que protege tanto el patrimonio tangible como el intangible de nuestro país, como nuestro folklore, nuestras expresiones artísticas y rituales y nuestros maravillosos paisajes”.

Se suponía que el proyecto estaría en tabla, luego de haberse despejado la agenda de julio de diputados y diputadas, recargada con temas como libertades de opinión e información y ejercicio del periodismo; recursos y programas relativos a los fondos audiovisuales del Consejo Nacional de Televisión; 50 años de la Agrupación Folclórica Huentelauquén, y recibir a la Fundación que administra al Sitio de Memoria José Domingo Cañas 1367.

No obstante, la esperada sesión del 8 de julio dejó gusto a poco debido a los temas ajenos que se trataron en la enumeración anterior. Muchos de ellos que podrían haberse solucionado administrativamente, como la remoción de una funcionaria; en alguna sesión del Consejo Nacional de las Culturas como el conflicto laboral del Teatro Municipal; con una aclaratoria del Secretario Técnico del Consejo de Monumentos, en el caso del humedal, o con simples disposiciones de alguno de los subsecretarios o la ministra allí presentes, en esta especial asamblea de conflictos vigentes de la cultura.

En otro sitio de debate cultural -las redes sociales- en tanto, estallaba la grave supresión de los fondos que el Banco Estado propinó al cine chileno, que ha llevado a los cineastas más laureados incluso a arremeter contra la Ley de Donaciones.

No son ese tipo de asambleísmos, lo que demanda el mundo de la cultura como participación; como ocurrió hasta hace no mucho tiempo, en los consejos nacional y regionales. No se puede trasladar a una comisión parlamentaria o al tuiter, el día  a día cultural, que deben manejar con prudencia y justicia, las autoridades respectivas.

Es de esperar que el proyecto pueda seguir su curso y sea la Comisión de Cultura quién resuelva sus invitados relativos al tema. Que hay muchos esperando. Para la próxima sesión, el miércoles 10 de julio, se encuentran invitadas Rocío Barrientos, Presidenta de la Asociación Gremial del Consejo de Monumentos Nacionales y Tania González, Presidenta Nacional de la Asociación Nacional de Trabajadores del Patrimonio (ANATRAP), junto a Patricio Díaz, representante del Departamento de Patrimonio Cultural Inmaterial, de la misma asociación.

Es decir, se escuchara a los trabajadores involucrados, o una parte de ellos, pues se cuentan hasta cuatro asociaciones diferentes.

Ojalá que los funcionarios responsables de remover seremis; declarar patrimonios naturales; pagar los salarios de los músicos del Teatro Municipal, y hacer ver al Banco Estado su  lamentable determinación, cumplan su cometido administrativo y que, en el Parlamento, continúe la discusión legal citando a tantos incumbentes que esperan entregar sus aportes ante quienes hacen las leyes.

02 julio 2019

HILDA LÓPEZ Y LOS MILLONARIOS DE QUIMANTÚ






Uno de los buenos recuerdos que tengo de mi pasada por Quimantú -casi todo el tiempo de su feliz existencia, entre 1970 y 1973- es el lenguaje y el sentido que tenían las palabras. Una de ellas era la expresión "millonario". No se refería solo a dinero. Éramos millonarios en imprimir libros: celebramos el primer millón impreso con un diploma que se entregó a cada trabajador. Éramos millonarios en lectores. Éramos millonarios en ventas. La primera que accedió a esta categoría fue la entrañable Hilda López.



Hilda era una madrina millonaria. Madrina de Hervi, los hermanos Vivanco y de todo lo que se relacionaba con la revista La Firme, ex La Chiva.

Un día llegó la buena nueva de que Hilda había vendido más de un millón de ejemplares de La Firme a Codelco, en varias ediciones para los trabajadores del cobre, los productores de "el sueldo de Chile" al decir del compañero Presidente.

Desde entonces, desarrollé una admiración por Hilda. Que muy pronto se transformó en cariño.

Fue la primera persona en la que pensé cuando me correspondió participar -con muchos otros periodistas- en la fundación de revista APSI, en 1976.

Buscaba a la Hilda millonaria en ventas, obviamente. Y me encontré con la Hila madrina.

Nos acogió de inmediato y, por cierto, las primeras reuniones fundacionales se desarrollaron en su casa del barrio Bellavista, con unos ricos tecitos y mucho cariño de la dueña de casa.

Después se instaló con la revista en un pequeño departamento de Matías Cousiño y construyó nuestro modesto departamento de venta de suscripciones.

Pasados los tiempo de APSI, seguimos en contacto, para coordinar visitas de ilustres quimantusinos que venían desde el exterior, como Joaquín Gutiérrez, que nunca dejó de visitarme cuando regresaba a su segunda patria desde su natal Costa Rica.

Me llamaba cada tanto para comentar proyectos relacionados, siempre, con nuestra común Quimantú, hasta que nos sorprendió con un libro "Un sueño llamado Quimantú".

Así lo presenta su editorial, Ceibo:

"Quien soñó y logró que existiera una editorial del Estado al servicio de la cultura fue Salvador Allende; una empresa editorial del Estado que contribuyera a ampliar los horizontes intelectuales y culturales de la nación, facilitara el acceso a las grandes fuentes del pensamiento nacional y universal y abaratara los costos de los libros, en beneficio de las capas modestas de la población".


Y señala, respecto de su autora: 

"Hilda López nace en los comienzos del siglo veinte. Sus primeras colaboraciones en medios escritos son para Rincón Juvenil de la Editorial Zigzag. Posteriormente trabaja en la revista Ritmo, de la Editorial Lord Cochrane, donde conoce y trabaja con muchos de los más importantes dibujantes de nuestro país.

Al llegar al gobierno Salvador Allende, el director de Ritmo, Alberto Vivanco la invita a trabajar a la recién creada Editorial Quimantú, donde estuvo desde sus inicios hasta su final el 11 de Septiembre de 1973. En este libro Hilda da cuenta de su paso por este «sueño interrumpido». No nos da cifras, nos da cuenta de sus compañeros de trabajo, de sus amigos, de anécdotas de la época".

Es decir, un libro dictado por el cariño. 

Porque los proyectos exitosos no solo requieren de buenas cifras, tambien del amor  de sus participes. 

Y de buen uso de las palabras.