13 enero 2020

DE BATUTAS, MONUMENTOS Y BIOGRAFÍAS

Foto Lautaro Carmona, diario El Día


El escritor Guillermo Blanco, en sus amenas clases de redacción periodística, contaba que un biógrafo de José Gaspar Rodríguez de Francia y Velasco -también conocido como el doctor Francia-, que llevó adelante la independencia del Paraguay encontró tan interesante la vida de su biografiado que le puso por título sencillamente: "Vida del doctor Francia". Acto seguido, Blanco profesaba una de sus estentóreas carcajadas que no disimulaba que era un pésimo titular. Es que así son las buenas biografías, una vida. Y en toda una vida pasan muchas cosas, más de alguna de las cuales amerita motivar el título de la obra. "Batuta rebelde", de Patricia Politzer, es un buen ejemplo de ello.


Sin dudas, el título recoge, en dos palabras, la ocupación del maestro y su consistente rebeldía respecto de lo que ocurría en la música, en la formación de los niños y la situación social del país.


Junto con ello, el volumen, recientemente aparecido, hace reflexionar sobre la ausencia de biografías potentes en nuestra literatura nacional. Quizás las más próximas son de un español: Mario Amorós y se refieren a dos personajes contradictorios: "Allende" y "Pinochet". 

Entre los chilenos, "Después de vivir un siglo" de Víctor Herrero, sobre Violeta Parra; "Todo debe ser demasiado", sobre Delia del Carril, de Fernando Sáez y "Bernardo", de Alfredo Sepúlveda.

Esta desidia de nuestros  autores -reconociendo que emprender una biografía es quizás de las tareas más complejas en la literatura- podría compararse con aquella que la ciudadanía en general tiene de sus monumentos dedicados a personajes.

Dificulto que alguien pueda mencionar a todos los próceres que ocupan el bandejón central de nuestra Alameda de las Delicias.

Una de las mayores vergüenzas de mis recorridos por el mundo de los centros culturales fue cuando el entonces director de la Canning House de Londres -organización dedicada a promover el entendimiento e intercambio entre Gran Bretaña y el mundo hispánico y luso brasileño- me llamó discretamente aparte.

Era para señalarme que el monumento a George Canning en Santiago -ex secretario de asuntos exteriores británico en el siglo XIX- estaba erróneamente identificado como Ricardo Cumming, comerciante de Valparaíso que fuera fusilado, por participar en un fallido ataque a las fuerzas navales del gobierno del presidente Balmaceda, durante de guerra civil de 1891.  

A mi regreso a Chile, informé de ello a la autoridad del Consejo de Monumentos Nacionales de la época, quién corrigió, discretamente, el increíble error.

Esta ignorancia está siendo puesta en evidencia con los daños sufridos, según el mismo Consejo, en semanas recientes, por cerca de 230 monumentos nacionales, de los cuales 155 corresponden a estatuas, placas y bustos. 


Es evidente el irrespeto por nuestra estatuaria, algunas son impunemente robadas - recuérdese el caso de Raúl Schüler- o intencionalmente dañadas como el sable de Baquedano. 

Sea esta explosión social en curso, un buen momento para revisar la totalidad de los monumentos dañados y comprobar su nivel de aprecio por la ciudadanía a las que muchas veces se le han impuesto.

Por otra parte, la biografía de Politzer, que parece llegar en inmejorable momento, sea un incentivo para que otros autores emprendan la necesaria tarea de narrar la biografía de tantos chilenos que permanecen en un inmerecido anonimato.