04 abril 2018

SE CONSOLIDAN CONSEJOS NACIONALES SECTORIALES

Foto Cámara de Diputados Chile


La pantalla de la sala de los Diputados se volvió verde: 139 casilleros aprobaron en primer trámite el Proyecto de Ley de Fomento a las Artes Escénicas. La iniciativa surgió de la Plataforma de Artes Escénicas, que reúne a los gremios del Teatro, la Danza y el Circo, y que incluye a los titiriteros y narradores orales. Es verdad que le falta pasar  por el Senado, pero que haya alcanzado esta suerte de unanimidad en un parlamento que se estrena, es una señal de que lo legislado hasta ahora en materia de consejos sectoriales de las artes se ve -nuevamente- ratificado.


Primero fue el Fomento del Libro y la Lectura, que inauguró, en 1993, esta forma de legislar que crea primero un Fondo con recursos públicos y, luego, un Consejo que lo asigna. Es decir, primero el dinero que el estado esta dispuesto a poner para fomentar un tipo de arte y luego, un grupo de personas representativas del sector, designadas por sus pares, que se ocupan de distribuir esos recursos públicos.

Le siguieron la Música y el Audiovisual, con esquemas similares, pero con un hermano mayor: el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes que usó el mismo mecanismo para comenzar a asignar el Fondart que había tenido, desde 1990, una azarosa vida dependiente de las temidas glosas presupuestales anuales.

Fue el 2005 que, por primera vez los Fondos Culturales y Artísticos  por un total de $ 8.284.727 miles de pesos pudieron descansar en los hombros de una Ley de presupuestos. El 93% de esos recursos estaban destinados a ser distribuidos entre los creadores, según cada una de las leyes que creaba los  Consejos sectoriales. Todos ellos debían destinar al menos un 50% a proyectos de regiones diferentes a la metropolitana. La distribución de ese primer presupuesto fue:

  • Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura, Ley 19.227     $ 1.794.127 
  • Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes, Ley 19.891      $ 3.751.802 
  • Fondo para el Fomento de la Música Nacional, Ley 19.928               $  918.000 
  • Fondo de Fomento Audiovisual (entonces aún sin ley)                    $  1.224.000
Desde entonces, los fondos no han hecho sino perfeccionarse en postulación electrónica, crecer en recursos y diversidad de líneas de concursabilidad y ahora, estar cerca de tener un hermano menor, las Artes Escénicas.

La Unión Nacional de Artistas, UNA manifestó su alegría: "Ahora falta el Senado y nuestro país podrá tener por fin una ley que tanto trabajo ha costado y tanto esperan los creadores chilenos".

La Ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Alejandra Pérez, destacó la transversalidad del apoyo: “Queremos agradecer el apoyo transversal de las bancadas por aprobar este proyecto que busca dotar de más recursos y reconocimiento para los artistas escénicos. Esto da cuenta de una forma muy positiva de trabajar de manera participativa en políticas de Estado, desde el sector cultura. El gran paraguas de su funcionamiento será nuestro Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, institucionalidad que busca garantizar el acceso y la participación en las diversas manifestaciones culturales que se producen en todas las regiones de nuestro país”.

El objetivo de este proyecto es apoyar, promover, estimular y difundir la labor de dramaturgos, artistas, investigadores, productores y otros agentes de las artes escénicas, con una mirada puesta en la protección, identificación, formación, mediación, resguardo patrimonial y mejoramiento de la infraestructura cultural en sus diversas manifestaciones.

Como sus antecesores, considera la creación del Fondo Nacional de Fomento y Desarrollo de las Artes Escénicas, para crear nuevos apoyos y financiamientos que permitan democratizar el acceso a los recursos por parte de los creadores escénicos.

Se crea -obvio- un Consejo Nacional de Artes Escénicas compuesto por representantes del sector, que asesorará al Subsecretario de las Culturas y las Artes en la definición de la Política Nacional de Desarrollo de las Artes Escénicas, junto con apoyar programas, medidas y acciones que estimulen la creación, la promoción, investigación, difusión y educación de nuestro patrimonio escénico, para acortar las brechas de desigualdad en el acceso a la Cultura.


Otro aspecto será la creación del “Premio a las Artes Escénicas Nacionales Presidente de la República”, reconocimiento que galardonará anualmente a los artistas por su excelencia, creatividad, destacada labor y aporte al repertorio de las artes escénicas nacionales.

Es de esperar que el Senado de la República apruebe la iniciativa y podamos contar con cuatro Consejos sectoriales y que el más reciente logre el efecto esperado, aumentar la participación cultural de los ciudadanos.

No es casualidad que sean precisamente el Cine, la Música y el Libro quienes resultan mejor posesionados en la Encuesta 2017 de Participación Cultural.

A paso firme, las artes parecen haber encontrado la manera de acceder a legislaciones beneficiosas, participativas y eficaces.

Ya se escuchan voces de que la Infrestructura y la Gestión podrían transitar por la misma senda.


29 marzo 2018

DEMOCRATIZAR LA CULTURA O DEMOCRACIA CULTURAL




Los resultados de las encuestas suelen jugar malas pasadas. En la versión que recientemente discutimos entre el equipo del CCEM y los profesionales del Ministerio de las Culturas que elaboraron la Encuesta 2017 de Participación, había dos palabras tan poco científicas como llamativas, que inquietaron: "nada" y "me aburre". Aunque no fue lo único pues términos como "gratuidad", "precio" y "democracia" ocuparon tambien bastante tiempo del debate.



Ante la pregunta: En pocas palabras, cuando digo cultura ¿que se le viene a la mente?, y un encuestador alertado a la registrar si la respuesta esta era NADA, el resultado es un considerable espacio de la nube de palabras para esa respuesta. Tanto como ARTE y más que TEATRO o MÚSICA, por ejemplo.

Por otro lado, en las respuestas múltiples a: ¿Por qué razones usted no siste a alguna de las actividades culturales mencionadas en esta encuesta? el Por que me aburren fue rotundo: 45,8% de los consultados tuvo esa opción entre respuestas múltiples. Seguida de lejos por Porque no las entiendo (15,1%) y un mucho más insignificante, el 4,7%, de Por falta de dinero.

Podríamos decir, luego, que la ausencia de atractivo para disfrutar de ciertas actividades culturales es mucho más impedimento que el dinero. Al contrario, se esgrimieron cifras y argumentos respecto de que la gratuidad no ayuda a poner las actividades más cerca del público -los museos gratuitos son una muestra- sino que la existencia de cierto "precio" o barrera para acceder a la cultura constituye un estímulo y también una forma de selección para que asistan a ellas los verdaderamente interesados.

Se podría afirmar -salió en el debate- que la eliminación de barreras, como sería la gratuidad, o la falta de información (solo 5,1% lo acusa) pertenecen a una lógica superada o en proceso de superación: aquellas élites ilustradas que bajo el lema de "democratizar la cultura" derraman en la sociedad manifestaciones que a ellas satisfacen pero que el gran público no reconoce como propias.

Se estaría imponiendo -así parece reflejarlo la Encuesta- un concepto de democracia cultural en el que todas la expresiones o modos de vida tienen cabida como manifestaciones culturales.

Es evidente que en ello no puede existir un solo actor -el Estado- que brinda o promueve las artes y la cultura. Este debe estar en permanente diálogo con la sociedad civil que es la generadora de tales expresiones. El estado tiene un rol irrenunciable que es generar las condiciones para que tales formas de cultura se desarrollen, pero los sujetos culturales en el sentido más amplio son los ciudadanos, no sólo creadores, gestores o audiencias constituidas, la ciudadanía toda.

Así, los espacios públicos, los centros culturales devienen en lugares ciudadanos en los que suceden manifestaciones plurales, diversas y hasta contradictorias.


Será labor de los trabajadores de la cultura hacer posible que la cultura transcurra según la expresión democrática, sin cortapisas pero tambien sin dejar de conocer estudios, como la Encuesta en cuestión, que deben ilustrar el trabajo de funcionarios públicos, privados y del sector sin fines de lucro, acogerlas y acompañarlas en el destino que buenamente escojan.

De esa feliz coexistencia de la reflexión y la acción, en un marco básico de escuchar a la sociedad, seguirán surgiendo las expresiones artísticas y culturales que van constituyendo, dia a día, la cultura.

Si esa sola lección nos deja el seminario entre estudiosos y gestores, ya habría sido suficiente.

Y por cierto, no nos aburrimos.

23 marzo 2018

DEL CONSUMO Y LOS INTERESES A LA PARTICIPACIÓN


Analizando resultados de la Encuesta Nacional de Participación Cultural 2017,  se comprueba la tendencia histórica del descenso sistemático de la asistencia a muestras únicas. Es decir a museos, óperas, conciertos clásicos, obras de teatro... disciplinas que se presentan en salas especialmente acondicionadas, con un solo propósito: disfrutar de una orquesta, una pieza teatral, una sinfonía, una colección homogénea...


A la inversa, crecen en asistencia manifestaciones que podríamos llamar plurales: que ocurren en espacios que permiten la convivencia de más de una actividad. Es lo que acontece, por ejemplo, con las ferias de artesanías, en las que bajo ese rótulo es posible encontrar venta de creaciones junto a manifestaciones musicales, libros, oferta gastronómica... algo similar ocurre con las multi salas de cine que suelen estar instaladas con patios de comida cercanos y se enmarcan en un ambiente festivo con grandes anuncios de nuevas películas, juegos infantiles y otras atracciones. Por cierto es lo que pasa en un centro cultural donde, por definición, orbitan muestras de diferentes artes, una oferta gastronómica, en un entorno patrimonial o arquitectónico destacado. O en las llamadas fiestas costumbristas que adornan el territorio nacional.


Una posible explicación puede estar en lo que describe Constanza Symmes, Jefa de Estudios del CNCA, en sus reflexiones que introducen la Encuesta:

"Se está ante una concepción de la cultura como modo de vida, más allá de la sola visita o asistencia a un espectáculo. Según este enfoque, la participación implica el reconocimiento de una diversidad de formas de experiencia cultural, los territorios en que se despliegan y la relación dinámica que entre ellas se dibuja. En efecto, se está ante nuevas prácticas y materialidades, desde el punto de vista de su visibilización en la escena cultural nacional —ya que si bien existían— no estaban integradas, y por lo tanto no eran distinguidas por la medición cultural".


Se refiere tal vez las audiencias multi impactadas cotidianamente, de manera simultánea por redes sociales variadas, publicidad desbordante y medios de comunicación complejos (La Tercera ya es un tri-diario, el habitual, más un diario económico, Pulso; más un diario internacional, El País; además del virtual La Tercera PM y el adelanto, vía correo electrónico a las 22 horas, de la edición del día siguiente).

Estas audiencias -según la encuesta- mayoritariamente se "aburren" cuando llegan a un museo o un teatro en las que se muestra una colección homogénea, una pieza musical o escénica y nada más.

El recorrido reciente del teatro, por ejemplo, que ha pasado de espacios poco convencionales o directamente públicos a inicios de los noventa, a las más elegantes salas -CA660, Municipal de Las Condes- ha perdido la condición de espectáculo múltiple y acercándose a audiencias de mayor poder adquisitivo, que planean individualmente su propio festival, programándose funciones en diferentes dias del mes de enero.

¿No será que estamos entrando en la era del festival más que de la función específica?

Entendiendo por tal aquello que se parece más a Lollapalooza, de múltiples escenarios, de impacto mediático gigantesco y de conmoción a las autoridades y sus diferentes formas de prevención (sanitario, cortes de tránsito, estacionamientos, refuerzo del metro...)

Es decir, la experiencia cultural se vuelve compleja y múltiple: disfruto a la vez a mi artista favorito, bebo, como, reviso ofertas de productos artesanales, orgánicos, musicales... Tal vez un concepto de participación mucho más activo que el mero asiento debidamente numerado y fijo de una sala.


Junto con consagrar la aparición en Chile de un nuevo tipo de espacios: el centro cultural, la experiencia del CCEM demuestra que en sus instalaciones -con la excepción de la Feria del Libro, que confirma la regla- no existen manifestaciones únicas. Todas, aún las más masivas, están acompañadas por dos o tres muestras simultáneas de artes visuales, propuestas gastronómicas y presentaciones artísticas consideradas de común acuerdo entre sus productores y los gestores del espacio, con resultados que dejan satisfechos a ambos .

En este caso, es el espacio en su monumentalidad, el que llama a llenarlo con presentaciones relacionadas y complementarias con el tema central. Así aconteció en la Expo Cumbre de las Américas; Bolivia, la magia de su diversidad; la Cumbre Mundial de las Artes y la Cultura; el Festival de Cine de Lebu, y muchas manifestaciones que terminan  siendo una verdadera fiesta que atrae a diferentes públicos y en la que exponentes y visitantes pueden compartir su "modo de vida".

En consecuencia, más que lamentar el descenso o el desinterés por la participación cultural en manifestaciones ligadas a las bellas artes, cabría analizar cómo incorporar a éstas a las fiestas o festivales que atraen a los públicos y desde allí, ya cautivados, introducirlos al disfrute habitual de las artes tradicionales.

Con la conciencia de que serán probablemente actividades de nicho, por tanto con expectativas de asistencia más realistas y moderadas. Y difíciles de comparar con aquellas de "modo de vida".


Cuando el entonces director de Adimark, Roberto Méndez, fue invitado a realizar la primera encuesta de consumo cultural, en 1995, señaló: "No midamos Consumo, que nos vamos a deprimir... midamos mejor Intereses culturales". A qué le gustaría asistir en lugar de a qué asiste.

Así se hizo y el trabajo fue provechoso, comparable con versiones posteriores y un sólido antecedente a las Encuestas que hoy comienzan a describir el nuevo concepto: la participación. Que va mas allá del consumo, los intereses y los clásicos conceptos de formación de públicos, educación artística y formación del gusto.

Para adentrarnos en los tiempos en los que las culturas "se construyen y reconstruyen en la interacción humana". Permitiendo acciones como el fomento de la diversidad de expresiones y prácticas, la co-gestión de espacios con las comunidades y acciones de reconocimiento de las culturas de pueblos originarios.

Cito nuevamente a Symmes: "Si bien desde la acción pública, se anhela que todos los ciudadanos puedan conocer y disfrutar de un cúmulo de obras consagradas o poseedoras de un fuerte componente de legitimidad (por ejemplo, las grandes sinfonías o colecciones de arte), también se aspira a que el conjunto de prácticas culturales desplegadas en los entramados territoriales puedan ser conocido, reconocido y disfrutado por el conjunto de la población. En este sentido el explorar y visibilizar estas prácticas y otras formas de participación es una deuda que de alguna manera comenzamos a saldar con el país. Una definición más amplia del propio concepto de cultura, acompañada de un instrumento robustecido para su abordaje, es un primer y gran paso".

Todo un cambio en el modelo de concebir la gestión pública en cultura. 

19 marzo 2018

UN ANTECEDENTE A LAS ENCUESTAS CULTURALES


Comparación 1995-2005 de visitantes a espacios culturales de Santiago 


La historia de las encuestas culturales en Chile es breve, se remonta solo a mayo de 1987, cuando se realiza la primera encuesta de Consumo Cultural en Santiago, aplicada por dos ONGs: Ceneca y Flacso. Fue todo un acontecimiento, que ha pasado bastante inadvertido. Hasta ahora, que se ha dado a conocer un proyecto del sociólogo Tomás Peters que digitaliza las publicaciones de CENECA, para ponerlas en igualdad de condiciones con lo que vino después. Sin embargo, el ejemplo de la ONG fue recogido, en 1995, por el nuevo Centro Cultural Estación Mapocho que, junto con acoger manifestaciones artísticas y culturales masivas agrega un aspecto inédito en este tipo de organizaciones: un Observatorio del Público. Es de interés agregar sus características y resultados al debate que se inicia.


El debut fue en 1995, en junio, cuando en conjunto con ADIMARK -con apoyo de TVN y la Municipalidad de Santiago- se realiza un primer estudio de Intereses culturales en  la Región Metropolitana.

Tal como se afirma en Cultura ¿quién paga?, RILeditores, 2006, capítulo 7:

Hasta 1995, no se conocían en Chile estadísticas culturales aplicadas a la gestión de un espacio cultural. Ese año se crearon tres mecanismos para conocer al público real o potencial al que serviría el Centro Cultural Estación Mapocho: el Observatorio del público; las Diez cifras y la Encuesta de intereses culturales.

El Observatorio del público realiza permanentemente encuestas entre el público de las diferentes actividades que ocurren en el Centro Cultural Estación Mapocho para arrojar perfiles de estos usuarios y sus niveles de fidelización con el espacio. Adicionalmente, efectúa encuestas de satisfacción con el servicio brindado, entre los clientes del centro.

Las Diez cifras constituyen, al final de cada año, el resumen y balance de las actividades reducidas a números: cantidad de asistentes; cifra de funciones escénicas; cantidad de días de exposiciones; jornadas destinadas a actividades comerciales y solidarias; dinero aportado por el Centro para subsidiar actividades culturales; monto de las inversiones en el edificio; volumen de los proyectos administrados por concepto de la Ley de Donaciones Culturales, y perfiles de público y niveles de fidelización del año su detalle desde 1995 y hasta 2004 es público.

La Encuesta de intereses culturales fue iniciada en 1995 con el objeto de “determinar los hábitos y actitudes con respecto a música, cine, teatro, museos, danza, libros y exposiciones y descubrir el nivel de conocimiento de los lugares donde se ofrece actividad cultural y predisposición a acudir”. Fue replicada en 2005, agregándose el objetivo de “determinar los cambios en los hábitos e intereses culturales de la población de Santiago, en los últimos 10 años y conocer el rol actual del Centro Cultural Estación Mapocho en la actividad cultural de la ciudad”(Adimark, Estudio Intereses Culturales Junio 2005).

Ambas encuestas fueron administradas con similar metodología: un estudio cuantitativo, con entrevistas individuales y personales en el hogar de los entrevistados. La muestra en ambos casos alcanzó a alrededor de 630 personas, hombres y mujeres, de 15 a 74 años, de todos los niveles socio económicos a excepción del grupo E.

La repetición, diez años después, permitió establecer comparaciones. Los principales resultados de esta comparación fueron publicados en Diez años de cultura en Santiago:1995-2005, El Mercurio, Artes y Letras, el 14 de agosto de 2005. Pueden agruparse en doce aspectos.

1. En 2005, los habitantes de Santiago señalan tener un menor interés por el cine, por el teatro –un tercio menos los más pobres y los mayores- y un gran desinterés por la música clásica y la ópera, que cae más o menos a la mitad en todos los grupos socioeconómicos, de sexo y edad.

2. Los santiaguinos mantienen en 2005 igual sus intereses por la lectura – de libros y diarios-, por escuchar música, asistir a conciertos –sólo suben en ABC1-, ir a exposiciones de artes plásticas, concurrir a espectáculos de danza e ir a bibliotecas y museos.

3. Por otra parte, en estos diez años ha aumentado casi en un 20% el interés por concurrir a ferias culturales o de temas específicos. Este crecimiento se da principalmente entre los jóvenes –menores de 40 años- , en hombres y en sectores medios y altos (C3 y ABC1).

4. En lo referido a la evolución de actividades realizadas aunque sea una vez en el último año, ha ido más gente al cine que en 1995, de todos los sectores; más gente al teatro, especialmente de estrato alto; más personas a conciertos de música en vivo, especialmente los más pobres; menos gente a asistido a los museos, de todos los estratos. Estas cifras indican que el cine y el teatro están estrechamente vinculados a los ingresos de la gente o al valor de las entradas: si fuesen más baratos, asistiría más gente. Contrario es el caso de los museos donde la principal razón de desinterés por asistir es la falta de tiempo, lo que indicaría una falta de calidad de las muestras. En cuanto a los conciertos de música en vivo, llama fuertemente la atención el aumento de la asistencia a ellos de los sectores más pobres, de los jóvenes y de las mujeres.

5. Los gustos musicales, en general –romántica, folklórica, salsa, rock, pop, jazz, electrónica- se han mantenido estos diez años, a excepción de la música clásica y de la ópera que enfrentan una preocupante caída, conservándose un interés sólo en sectores altos y entre los mayores de 60 años.

6. Por otra parte, ha aumentado la información de lo que ocurre en cultura. Cada vez es menor la cifra de quienes atribuyen a falta de información la inasistencia a actividades culturales. Asimismo, los culturales ocupan en 2005 el segundo lugar entre los temas de mayor interés en los diarios superando esta vez a los deportivos y a los de espectáculos. Este aumento de la información cultural puede deberse también a la presencia creciente de ella en sitios Web, vía pública, pendones en los espacios culturales y radios.

7. En cine, el público habitual sube de 23 a 35% siendo esto más ostensible en los sectores de altos ingresos y entre los menores de 40 años. Entre los sectores bajos, el problema del alto valor de las entradas es muy relevante y se agudiza en éstos diez años.

8. El teatro acusa una leve subida de asistencia, del 9 al 13%, concentrándose el alza casi exclusivamente en el sector de altos ingresos (ABC1). Nuevamente, el factor precio de las entradas incide cada vez más aunque mejora el acceso a la información sobre la cartelera. De los datos puede derivarse también un problema de oferta pues no se registra en los diez años nuevas obras de gran conocimiento del público. Permanecen como los grandes atractivos La pérgola de las flores y La negra Ester, las que incluso acusan un alza de asistentes en el decenio. Llegando la Pérgola... al 2005 a ser vista por el 50% de las personas y La negra... por un tercio del público encuestado al mismo año.

9. La lectura de libros es pareja en todas las edades, mientras la lectura de diarios aumenta con la edad y la de revistas es más fuerte entre los jóvenes. En general, el interés por la lectura de libros es alto, siendo mayor en sectores medios bajos (C3). Un 64% de los encuestados, casi dos tercios, ha leído al menos un libro en el último año. El mayor porcentaje está entre los jóvenes de 15 a 24 (80%) lo que podría estar influenciado por su condición de estudiantes, pero el segmento que lo sigue (25 a 39 años) también es alto: 71% ha leído un libro en el último año. Lo que podría estar hablando de hábitos de lectura ya formados.

10. Un 57% de las personas ha asistido a museos, galerías o exhibiciones de arte, pero este promedio es decreciente según nivel socioeconómico y edad. Quienes más asisten son los sectores altos (79%) y los jóvenes de 15 a 24 (66%). Al consultarse sobre cuales museos ha asistido, la única mención relevante es el Museo de Bellas Artes, los demás no alcanzan al 5% de las menciones. Entre las razones esgrimidas para no ir, la principal, casi dos tercios de la muestra, es no tiene tiempo. Comparando con 1995, baja el interés por asistir a exposiciones de pintura clásica.

11. En danza, el panorama es menos alentador. Cae el interés comparativo en todas sus formas: ballet folklórico, ballet clásico y danza moderna, en ese orden.

12. Los lugares culturales con alto nivel de conocimiento y asistencia son sólo cuatro en la ciudad: Museo de Bellas Artes, Biblioteca Nacional, Centro Cultural Estación Mapocho y Teatro Municipal. Con respecto a 1995 sólo aumenta el público del Bellas Artes – levemente- y más significativamente el del Centro Cultural Estación Mapocho. Los otros dos permanecen iguales. Entre los espacios con bajo nivel de asistencia pero buen nivel de referencias de terceros, destaca Matucana 100. El aumento de público del Centro Cultural Estación Mapocho está mayoritariamente concentrado en el ABC1, el C2 y entre los hombres jóvenes.


Se confirma que los cambios en los intereses culturales de una ciudad son lentos y que diez años es una buena distancia para medirlos. Se mantiene una tendencia general a que quienes tienen más interés y logran una mayor realización de sus intereses culturales son los sectores de mayores ingresos y los jóvenes. El menor nivel de interés y baja realización está entre los mayores de 60 y los más pobres. Deberemos entonces focalizar las políticas culturales en los sectores de pobreza y de mayor edad. Eso implica tal vez horarios adecuados para adultos mayores y precios factibles para aquellas personas de menores ingresos. 

Por otra parte, se advierte que actividades como el cine y el teatro son muy sensibles al precio de la entrada. Al respecto parecen ir en la dirección correcta medidas como el Día del cine, los miércoles rebajados y los festivales de teatro “a mil”, “a luca” o “a cien”. El interés por los conciertos de música romántica va en aumento en todos los sectores. Es preocupante la caída drástica del interés por la música clásica y la ópera y el persistente bajo interés por los museos. Inquieta cruzar esta realidad con la cantidad de recursos que el estado destina a estas disciplinas que aparecerían mucho más favorecidas que otras que despiertan mayor interés del público.

La lectura aparece en un buen pié. Con interés creciente de los más jóvenes y con niveles crecientes de lectura de diarios, revistas y libros. Al respecto sube también, especialmente en los jóvenes, el interés por las bibliotecas que han experimentado en los últimos años un trascendental cambio al incorporar computación y biblio redes entre sus servicios. Este interés y realidad de lectura de libros se confirma con la Feria Internacional del Libro de Santiago – la exposición que despierta el mayor grado de interés- y la vigencia desde 1993 de la Ley de Fomento del Libro y la Lectura. Se verifica que la aplicación políticas públicas combinadas con aportes privados y con un criterio innovador pueden llegar a influir en el desarrollo cultural de una ciudad.

Como se ve, hay bastante coincidencia con los resultados conocidos recientemente, a nivel nacional.

Sin embargo, quedó claro que la de 2005 sería el último estudio asumido por el CCEM y se dejaría paso a los generados -ahora a nivel nacional- por el CNCA.

Así fue como en 2005 apareció la primera encuesta de Consumo cultural y uso del tiempo libre 2004/2005 del Consejo Nacional de la Cultura. La experiencia se repitió en 2009 con la II Encuesta Nacional de Participación y Consumo Cultural. Y luego en 2012, la III Encuesta Nacional de Participación y Consumo Cultural.

Para culminar, ampliando lo anterior a todo Chile, con mayor cantidad de casos y un componente cualitativo, en  agosto 2017: la reciente Encuesta Nacional de Participación Cultural, presentada sólo a horas de que se pusiera en marcha el Ministerio de las culturas, las artes y el patrimonio. Que debiera seguir con esta interesante serie de cifras, de tanta utilidad para seguir profundizando las políticas culturales que guían su accionar.

Pero, antes, deberíamos analizar las cifras disponibles hasta hacerles confesar toda su riqueza.  

14 marzo 2018

STEPHEN HAWKING DEJÓ HUELLA


Entre los abigarrados recuerdos de las lecturas infantiles encontré el concepto del Libro de Oro. Fue exactamente lo que creamos en el Centro Cultural Estación Mapocho a contar de su inauguración, el 3 de marzo de 1994. El grueso volumen, con letras y bordes dorados, se inicia con la rúbrica del Presidente Patricio Aylwin a toda página y, en la siguiente, las firmas de los selectos invitados a la ceremonia. Más adelante, encontré la hoja correspondiente a la visita de Stephen Hawking fechada el 19 de agosto de 1997.


Se trató de una conferencia magistral sobre los Hoyos Negros, a la cuál el Centro de estudios científicos de Santiago -presidido por Claudio Teitelboim- quiso invitar a cuatro mil escolares de los últimos años de enseñanza media.

Fue una jornada impactante para los jóvenes y quienes colaboramos en que todo saliera a la perfección que un científico de su talla merecía. 

Se nos solicitó un vestidor, a la altura del escenario, dónde el conferencista pudiera descansar y alimentarse. Al llegar, una de sus enfermeras -le acompañaban Sarah Reed y An Mooi Chong- intentó darle plátano molido. Nos habíamos saludado cordialmente y probablemente estimó que podía hacer uso de esa acogida. Intentó rechazar la banana con un gesto infantil y me miró con una mezcla de angustia y esperanza mientras escribía en la pantalla de su computador, asentado en la silla de ruedas: "vanila ice cream". 

Miré a la persona del centro cultural que nos acompañaba; sin pensarlo dos veces, ésta partió corriendo y regresó, en pocos minutos, con el pedido. Aproveché esos instantes para dialogar con él hasta que devoró el helado. 

Su mirada de gratitud no la ví nuevamente hasta que departí -años después- con mis nietos. 

Se despidió cordialmente y se aprestó a ingresar a la sala tan inquieta como puede estarlo un espacio repleto de varios miles de estudiantes. 

Al anunciarse su ingreso, se apagaron las luces y los murmullos. Un silencio sepulcral recibió la melodía The wall  de Pink Floyd y un potente haz luminoso se enfocó en la puerta de la sala en la que había acontecido lo del helado de vainilla.

Salió Hawking y lo único que se escuchaba era el tenue sonido del motor de su silla de ruedas. 

Avanzó unos veinte metros hasta situase en el centro del escenario y comenzó la conferencia, muy  ilustrada por notables imágenes.

Una experiencia inolvidable... que nos dejó huella.

06 marzo 2018

OSCARES: LA CULTURA Y EL ARTE NO HACEN MILAGROS



El Oscar (a La mujer fantástica) no es casualidad. Con esa afirmación, hecha casi al pasar, el Ministro (en propiedad) Ernesto Ottone, inició su exposición de la recién estrenada Encuesta Nacional de Participación Cultural 2017, el 6 de marzo. Acto seguido, comenzó a exponer detalladamente cómo y porqué los chilenos nos relacionamos con las diversas manifestaciones artísticas y culturales.


Sabía él que, lejos, la que atrae mayor cantidad de público es el cine y que por tanto, no debiera extrañar el Oscar en referencia. Eso es sólo el resultado de muchos años -casi 25- de aplicación de políticas culturales de fomento a las diversas disciplinas tambien con diversos resultados.

En el caso del cine se ha cumplido la célebre frase de Neruda al diplomático ruso que lo interrogó sobre cuándo va a haber buen cine chileno, por allá por los años sesenta del siglo pasado. 

- Va a haber buen cine chileno, cuando haya mal cine, esto es, cuando haya mucho cine chileno.

Y público que lo sustente, debió agregar el vate. Para ello se fueron creando políticas de apoyo, erradas algunas, como la que inició el Banco de Estado y exitosas otras, como las emprendidas por el Consejo Nacional del Audiovisual o la CORFO. 

Los apoyos son espejo de la constitución de los entes que los brindan: diversos, participativos, incluyentes... por eso no extraña que hayamos logrado, después de muchos años, una industria audiovisual capaz de ganar muchos festivales y culminar con un Oscar a una película de animación como Historia de un oso, con un contenido profundo surgido de nuestra propia historia como país: el doloroso exilio. Tampoco debiera extrañar que una  transexual fuese protagonista del Oscar más reciente, con una temática reivindicatoria de esa problemática que hoy se conversa en Chile.

Así, las políticas culturales elaboradas con la sociedad civil incluída, no podrían ser sino reflejo de la misma. No hay que ser brujo para predecir que vendrán nuevos triunfos en el cine universal porque tales políticas han venido para quedarse y son reconocidas como Estado.


Algo similar ocurre con otras disciplinas que aparecen en la valiosa e inexplorada aún Encuesta Nacional. Una enorme mayoría de los 12 mil 151 encuestados -77%- expresa que ha leído en el último año y de ellos, un 40% lo hace "porque me gusta". Otro éxito de las políticas de fomento de la lectura que vienen desarrollándose desde 1993, cuando se promulgó la Ley de Fomento del Libro y la Lectura y sus instrumentos: el Fondo del Libro y el Consejo Nacional que lo adjudica.

Los diferentes gobiernos fueron haciendo lo suyo: recuerdo la extrañeza de Pedro Lemebel cuando, a fines de 1999, fue invitado oficial a la delegación de Chile país Invitado de Honor a la FIL de Guadalajara. 

- ¿Están seguros?, preguntó, incrédulo.

Así es, la instrucción de la Cancillería -encabezada por José Miguel Insulza y Mariano Fernández- fue invitar a los escritores, a todos. 

Parecida fue la reacción cuando La Segunda, con caracteres de escándalo, denunció en portada que se asignaban fondos del Fondart a una antología gay.

- Estamos apoyando un proyecto literario de calidad, por su mérito, sin considerar la condición sexual de sus autores. Respondió a la misma prensa el jurado responsable.

Los ejemplos podrían ser muchos, así como los avances en materia de expresión artística. Ninguno es "porque el burro tocó la flauta", como reza la tradicional fábula.

Los avances se deben a la elaboración, aplicación y mantención de políticas culturales firmemente sustentadas en la sociedad civil y fuertemente sostenidas por gobiernos que creen en ellas.

Por tanto, no es adecuado decir que "el Oscar es un balde de agua fría para la derecha conservadora, la legitimación de lo que ellos no quieren". El arte no hace revoluciones ni milagros, solo lee -con la base de políticas culturales participativamente elaboradas- la sociedad en que vivimos. Sería un error llevar aguas al propio molino por un éxito tal o cuál.

Sobre Una Mujer Fantástica, la próxima Ministra Alejandra Pérez dice que significa "una conversación ineludible en cualquier familia, para bien o para mal y no solo cuando se trata de alguien trans, es el tema de la discriminación al distinto".

Es decir, el arte está en el cotidiano. Y el cotidiano no se alimenta de milagros, sino de la pura y simple realidad.

01 marzo 2018

PRIMER DÍA DE UNA NUEVA/VIEJA INSTITUCIONALIDAD

Foto Arturo Navarro, 28 de febrero 2018


Imposible no referirse hoy a esta fecha, primero de marzo de 2018, cuando comienza su vida una institucionalidad cultural de pantalones largos, que venimos anhelando desde 1988. Si, desde aquel 5 de octubre en que "ganó la gente", y quedó en evidencia que el mundo de la cultura comenzaba a ser protagonista de la historia patria. A pesar de que en la estructura de nuestro Estado sólo existía un modesto Departamento de Extensión Cultural en el Ministerio de Educación. Fue la sociedad civil la que comenzó a soñar, idear y ayudar a concretar esta estructura que celebramos.


El primer esbozo, fue del entonces Ministro del ramo, Ricardo Lagos que creó una comisión de estudios que animó su asesor cultural, Manuel Antonio Garretón y que convirtió el modesto departamento en una División de Cultura, un escalón superior en la institucionalidad pública.

De esa División, queda el recuerdo de sus Jefes: Ágata Gligo (escritora magallánica, fallecida en el cargo); Pilar Armanet (hasta hace unos días rectora de una universidad privada); Eugenio Llona (periodista, que regresaba de su exilio en Roma) y Claudio Di Girólamo, recordado por sus Cabildos Culturales.

Paralelamente, la sociedad civil se reunía, en el flamante Centro Cultural Estación Mapocho, para organizar, junto a ocho diputados, el Primer Encuentro de Políticas Públicas y Legislación Cultural, que derivó en la Comisión Presidencial que encabezó Milán Ivelic, redactora del histórico informe Chile está en deuda con la cultura, consensuado por sus variopintos integrantes, desde el senador Gabriel Valdés, diputados, gestores culturales, artistas y empresarios. Diez y siete personas en total que redactaron tambien el primer proyecto de Consejo Nacional de la Cultura y un articulado nuevo para la llamada Ley de Donaciones Culturales.


Ambos textos fueron al Parlamento y, junto a una Ley de Propiedad Intelectual, fueron aprobados sin dificultades, no sin antes haber sido refundida -la ley del CNCA- por el académico Agustín Squella que, además estrenó el cargo de Asesor Presidencial de Cultura de Ricardo Lagos.

Desde aquel logro, en 2003, que nos dejó un CNCA participativo de la sociedad civil y con sede en Valparaíso, quedó un pendiente: la DIBAM se resistía a formar parte de la nueva institucionalidad. Sus máximos directivos -con la excepción de Clara Budnik- se esforzaban por mantener la independencia.

El mismo rango institucional de ambos servicios hizo imposible la coordinación que sugería la ley hasta que quedó claro que solamente una instancia de rango superior podría reunirlos. De ahí el Ministerio, que comenzó a quedar claro bajo la primera presidencia de Michelle Bachelet. Sorpresivamente, fue el primer gobierno de Sebastián Piñera quién se lanzó a la piscina, con un fuerte énfasis en mantener el carácter vinculante de las políticas culturales creadas de manera participativa, con sociedad civil incluída.

Esa voluntad, expresada por Luciano Cruz Coke, fue abriendo condiciones para quebrar la oposición de la DIBAM, lo que entendió el gobierno de Bachelet que, superada la objeción de la ausencia de una Consulta Indígena -mediante una operación encabezada por Claudia Barattini-, para avanzar hacia el Ministerio que mantuviera -en la medida de lo posible, en nuestro ordenamiento orgánico- las instancia participativas.

Así fue como Bachelet, en el segundo aire de su segundo mandato, puso un Ministro Presidente del CNCA fuerte y cumplidor -Ernesto Ottone- y trasladó la segunda autoridad patrimonial -Ana Tironi- a la subdirección del CNCA. 

En ese momento se consolidó el Ministerio. Restaba sólo consensuar con los gremios involucrados la nueva planta funcionaria, lo que la dupla Ottone/Tironi hizo con rapidez y eficacia.

Ello permitió que una institución que databa de 1929 y otra que apenas llegaba a los 15 años de vida, terminaran dando paso al Ministerio.

Ese es el camino que se inicia hoy, la unión de dos servicios de diferentes características que convergen en una institución descentralizada, con instancias consolidadas de participación y la alegría de mucho que nos sentimos con la satisfacción de haber formado parte de un proceso largo y fructífero.

Como los buenos procesos: un aporte para Chile.

29 enero 2018

UNA HERRAMIENTA QUE TRASCIENDA LOS GOBIERNOS

Foto CNCA 


El Directorio Nacional del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, que preside el Ministro de Cultura, compuesto por María Inés de Ferrari, Carlos Morán, Jaime Espinosa, Óscar Acuña, Gustavo Meza, Magdalena Pereira, Carlos Aldunate, Arturo Navarro, Ana María Egaña y Sebastián Gray se ha pronunciado públicamente, en carta al diario La Tercera el 28 de enero de 2018, respecto de las nueva Política Nacional de Cultura.


El texto de la carta es el siguiente:


En los últimos años Chile ha sido protagonista de importantes cambios sociales que han marcado el camino hacia un desarrollo integral y sustentable. Uno de estos aspectos ha sido la transformación de la institucionalidad cultural gracias a la creación del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. En este marco se ha desarrollado un amplio proceso de participación en 90 encuentros ciudadanos desde los diversos sectores culturales y territorios del país, el que comenzó en 2014 y que hoy culmina con la publicación de 24 documentos de políticas sectoriales, regionales y la Política Nacional de Cultura 2017 – 2022, “Cultura y Desarrollo Humano: Derechos y Territorio”.

Este documento pone a Chile a la altura de los nuevos tiempos, se alinea con una mirada contemporánea ampliando el concepto de cultura como parte importante del desarrollo humano.

Esta nueva política se centra en la ciudadanía y en la relevancia de su participación en la construcción de la vida cultural y de las políticas públicas asociadas a su desarrollo. En ella todos somos llamados a resguardar los derechos culturales de las nuevas generaciones, a garantizar una creación libre y diversa, a pensar la interculturalidad y la diversidad como fuente de riqueza social, a nutrir nuestra identidad a través del resguardo del patrimonio y de la memoria histórica.

Ahora es tarea del nuevo Ministerio, con sus órganos de participación nacional, regional y sectoriales, más sus funcionarios, y la ciudadanía en su conjunto, hacer que esta nueva Política de Cultura se convierta en una hoja de ruta para los desafíos que nuestro país enfrenta para avanzar en su desarrollo, una herramienta que trascienda a los gobiernos y que tenga como base una amplia y robusta participación ciudadana.


Una buena señal para el trabajo que iniciarán el Ministerio de las culturas, las artes y el patrimonio y sus nuevas autoridades.

25 enero 2018

EL CARDENAL DE LOS DERECHOS HUMANOS




Mi primera asociación libre, al conocer esta novela gráfica, fue con el Bole y con las Vidas ejemplares, esas revistas editadas por Novaro de México, cuadernos grapados de 36 páginas a todo color, en los que se adaptan biografías de santos, hechos bíblicos, festivales eucarísticos o misiones religiosas. El recuerdo del boletín SOLIDARIDAD y las publicaciones de los tiempos de la Vicaría de la Solidaridad, se debió no solo al apoyo sine qua non de don Raúl, sino también porque allí las imagenes hablan por sí mismas, casi sin textos y de ninguna manera con nombres de los fotografiados, menos de los arriesgados fotógrafos. Se respiraba en ellas tanto la impersonalidad de la obra solidaria y el valor de lo colectivo, como el temor reinante durante la dictadura.


Las Vidas ejemplares alcanzaron 416 números, hasta el 25 de marzo de 1974 y, también trece extraordinarios anuarios, fuera de numeración, con ochenta páginas. Las historietas eran leídas y cambiadas por otra, previo pago de diez pesos, en discretos locales de intercambio para niños y jóvenes lectores, ávidos, que transaban tanto una Pequeña Lulú como un Superman o un Archie por las historias religiosas. Y vice versa.


El bole, como se llamaba cariñosamente al Boletín SOLIDARIDAD, alcanzó 300 ediciones y una circulación improbable pues las pocas veces que se pudo comprobar cuántos lectores tuvo cada ejemplar, las cifras eran muy superiores a las de publicaciones convencionales. El bole circulaba de mano en mano, de parroquia en parroquia, de comedor popular en comedor popular, desafiando la feroz represión que afectaba a la prensa, sometida a los excesos de la censura previa y de las autorizaciones previas para imprimir y luego para circular, convenientemente leídas, plumón en mano, por los censores del edificio Diego Portales.


El bole fue un gran aporte del Cardenal a la libre expresión, así como su generosa autorización al uso del escudo cardenalicio que protegió el libro Miedo en Chile de la periodista Patricia Politzer -reciente Premio Lenka Franulic-, entonces autora de un plural conjunto de entrevistas que ninguna editorial se atrevió a publicar, bajo estado de sitio. Solo osaron hacerlo -con la protección señalada- José Antonio Viera Gallo y Julio Silva Solar, de CESOC ediciones, y las presentaciones de Sol Serrano y Renán Fuentealba.

Vidas ejemplares terminaron justamente en el tiempo en que El Cardenal comenzó su heroica labor en favor de la vida que, sin duda, le habría llevado a ser editado en esta serie de historias sagradas: la apasionante vida de un santo varón que salvaba de los servicios de seguridad chilenos a probables desaparecidos, ejecutados o torturados. No sería posible cuantificarlos, como tampoco aquellos que, desde la comunidad judía, las iglesias evangélicas, la ortodoxa, las congregaciones y comunidades de base católicas fueron venciendo el miedo y colaborando en esta misión.


Las acciones de Silva Henríquez eran rigurosamente privadas y sólo comenzaron a recogerse en papel impreso cuando él mismo creó -en la Vicaría de la Solidaridad- el Bole, de circulación restringida a parroquias y organismos de la iglesia católica, que difundía, quincenalmente, las labores de presentación de recursos de amparo, comedores populares, avances en las diócesis alejadas de Santiago donde otros obispos seguían tímidamente el ejemplo de don Raúl.

El mismo se reunía periódicamente con el equipo de reporteros, fotógrafos y diagramadores, para infundirles ánimo, respaldo y estimularlos convincentemente a terminar cada artículo, con una frase de optimismo. "Siempre hay que finalizar con esperanza, que esto va a pasar..."

Han  transcurrido más de veinte años y la visita de dos Papas para que las andanzas de don Raúl llegaran gráficamente al papel impreso, con la presentación de una protagonista, la abogada Carmen Hertz y el observador de nuestra historia Jorge Baradit, junto a la pluma atenta de sus autores, Kóte Carvajal y Luis Inzunza, que la califican como un “drama semi biográfico” y un retrato del arzobispo y de su defensa de los derechos humanos entre 1973 y 1983.

Con flash back de episodios decisivos de la vida del abogado y sacerdote, la obra va relatando sus dolores y fortalezas en medio de la defensa de los más desvalidos junto con recordar su acercamiento a la orden salesiana, en desmedro de los jesuítas, sus padecimientos a la rodilla que pudieron haber desbaratado su vocación o su sorprendente reconocimiento junto a Robert Redford.

También sus encuentros con el general Pinochet y cómo éste recordó el cambio del Comité pro paz por la Vicaría de la Solidaridad cuando transformó la DINA en CNI.

De los capítulos publicados -el Comité, la Vicaría- es quizás el referido a los Hornos de Lonquén el que eriza más los cabellos por los extremos indecible a que pudo llegar la crueldad del régimen. También impacta su relación con el ex Presidente Eduardo Frei, ahora que se conoce el siniestro fin que tuvo su vida.

Pero, no es misión de este texto, narrar -lo que es imposible sin la certitud de las imágenes- lo que encontraremos en esta novela. Si lo es, recomendar su lectura y divulgación entre las nuevas generaciones.

Pues aquí hay, de verdad, una vida ejemplar; ejemplar y solidaria.

15 enero 2018

EL RETO: VINCULAR LOS CREADORES CON EL PÚBLICO

Foto Diego Cantú


Pocas veces, un comentario había alcanzado el impacto que tuvo el editorial titulado Desafíos en políticas cultural, de El Mercurio del 11 de enero de 2018, que reconoce que la implementación del nuevo Ministerio de las Culturas será una de las complejidades que deberá enfrentar el próximo gobierno y demanda de la nueva institucionalidad respuestas eficaces y flexibles, sin caer en una excesiva burocratización que más que apoyar, dificulte la expansión de la cultura: "aspectos clave como la descentralización de la actividad, su profesionalización, la educación artística y un efectivo y transversal acceso a la cultura debieran figurar en la agenda de la autoridad que asuma".


Este reconocimiento, que se alinea con lo que se ha venido realizando en políticas culturales desde el CNCA y sus instancias participativas, devela que el viejo dicho "otra cosa es con guitarra" comienza a ser recogido por el diario que, luego de publicar en Artes y Letras El mundo cultural fija los desafíos del próximo gobierno esboza lo que deberían hacer las próximas autoridades.

El aspecto más novedoso surge de la frase "la creación de la nueva institucionalidad plantea la oportunidad de incentivar una sólida conjunción público-privada que permita el surgimiento y respaldo para nuevos proyectos culturalesDiversas experiencias exitosas demuestran que aquellos estímulos que favorecen el profesionalismo y una mayor capacidad instalada se traducen en mayor calidad y alcance público" que, finalmente, reconoce la labor que desde 1990, vienen realizando diversas corporaciones culturales de derecho privado y sin fines de lucro.

Esta afirmación marca un viraje respecto de que tales espacios eran vistos sólo como "iniciativas culturales con que los mandatarios pretenden dejar un legado físico en este ámbito" y los pone en un mismo nivel con la innegable necesidad de "fortalecer de la red de museos nacionales como una prioridad natural que ha sido postergada", fruto precisamente de la oposición de sectores internos y externos de la DIBAM a modificar su institucionalidad.

En otro plano, reconoce que el énfasis puesto en la construcción de infraestructura ha resultado en una vasta red de centros culturales en la mayoría de los grandes centros urbanos del país. Sin embargo, pese al apoyo recibido, "muchas localidades enfrentan dificultades para mantener programaciones de nivel y conseguir cierta ampliación y fidelidad del público".

Uno de los temas más sensibles se refiere al financiamiento, haciendo un llamado en ese sentido al sector privado, debido a que "la exigencia generalizada por mayor inversión en cultura no parece fácil de satisfacer sólo desde el Estado", asumiendo lo tantas veces dicho que a política de fondos concursables y las transferencias de recursos no logran responder en plenitud a la diversidad de necesidades y proyectos.

Deja para el final el texto, el relevante reconocimiento que "el país requiere de una oferta cultural que responda a las nuevas demandas de una ciudadanía globalizada y crítica, pero a veces también indiferente a las manifestaciones culturales disponibles". Aquí está lo central del viraje del periódico: reconocer la existencia de una ciudadanía con determinadas demandas, no necesariamente vinculadas a la oferta disponible de actividades culturales y con capacidad de permanecer indiferente, esto es, rechazar las propuestas desde las elites.

De ahí que el gran desafío, compartido, sea "vincular a los creadores con el público como el principal reto de las políticas culturales".

Un acierto.