21 mayo 2008

EL MENSAJE PRESIDENCIAL:“Chile tiene voluntad de ser”

El Discurso Presidencial del 21 de mayo 2008, en lo que a cultura respecta, tiene novedades y, sobretodo, profundizaciones. Ya lo había señalado Bachelet en esta misma fecha, el 2007: "Un Chile inclusivo es aquel donde la cultura juega un rol primordial. La cultura es aquello que define nuestra identidad. Una identidad plural, diversa, llena de vida y en continua transformación. Ella es la que nos permite afrontar los desafíos del mundo global sin dejar de ser, por otro lado, lo que somos más íntimamente”

Señaló también entonces: "Hemos llevado adelante una Política Cultural de Estado, con énfasis en el acceso y la participación, la creación de audiencias y la descentralización”. El 2008, la Presidenta le destinó 728 palabras de su Cuenta al país, versus 448 del 2007, un 60% más, con una amplitud mayor también en la temática. 

Destacó, en el sector Educación, la formación de los agentes culturales: “Nos preocuparemos de aquellos ámbitos del saber que no siempre reportan beneficios inmediatos ni fáciles de medir, pero que son inmensamente necesarios para el alma de nuestro país y me refiero a las Humanidades a las Artes y las Ciencias Sociales. Es por eso que vamos a impulsar un programa especial de Humanidades en la Universidad de Chile y restantes universidades públicas, para revitalizar la filosofía, las letras, el arte y todas las ciencias sociales”.

No olvidemos que la U. ha iniciado recientemente un Magíster en Gestión Cultural luego de más de diez años de un Postítulo en igual materia, situado en la Facultad de Artes, junto a las carreras de pre y post grado en las Artes Musicales, las Bellas Artes y las Artes Escénicas.

Reitera más adelante Bachelet la inevitable relación que la cultura tiene con los pueblos indígenas, que ya había adelantado en 2007: “El tercer eje se refiere a la multiculturalidad, que cambia el enfoque de la relación con los pueblos originarios, para que no sólo sea el Estado sino la sociedad en su conjunto la que asuma como suyos los derechos de representación, participación e inclusión de nuestros hermanos indígenas. Por eso digo: hemos abierto la nueva etapa en la historia cultural y social de Chile, basada en el reconocimiento de la diversidad y de la pluralidad como fuente de nuestra mayor riqueza humana”.
Esta concepción se asemeja a aquella presente en el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes en cuanto es la sociedad la que formula las Políticas Culturales a través de un Directorio Nacional diverso, plural y representativo de las diferentes áreas de la cultura. Parecemos destinados a reconocer la multiculturalidad de nuestro país.
Más adelante y bajo el revelador subtítulo “La democracia, a esta altura, es parte de nuestra cultura”, refuerza que “nos hemos dado una política cultural de Estado que aspira a garantizar la diversidad y la participación. Hemos puesto énfasis en el acceso, la formación de audiencias, fomentando la descentralización y la gestión local.
Todos conceptos más vinculados a la “platea” que al “escenario” y que confirman el carácter de política de Estado que revisten la formación de audiencias y la gestión, esta vez, a nivel municipal.
Sin descuidar la preocupación por los ocupantes del “escenario” dado que “hemos perfeccionado y hecho crecer los Fondos Concursables en más de un 30 por ciento: Ellos representan un impulso inestimable para miles de creadores en áreas tan diversas como la danza, el documental, el teatro, la creación literaria o el fomento del libro”.
Especial mención le mereció el desarrollo del cine nacional y su relación con los fondos públicos: “Hemos visto florecer en estos años la industria del cine. 30 largometrajes han sido estrenados en lo que va de mi gobierno. Otros 24 están próximos a estrenarse. Ello habla muy bien de la creatividad y del empuje de nuestros realizadores, pero también, de una virtuosa relación con el Estado. De todas estas cintas, 38 han tenido algún tipo de apoyo público”.
Lo mismo –aplicación de fondos gubernamentales- ocurre con dos programas que parecen destinados a quedarse, al menos bajo el mandato Bachelet: “El programa Creando Chile en mi Barrio llega ya a más de 360 mil beneficiarios. Y las fiestas ciudadanas Chile + Cultura que congregaron durante el año 2007 a 144 mil personas en 15 regiones, y este año, esperamos reunir a 200 mil personas en 20 ciudades, con la participación de más de seis mil artistas y cultores locales”. Queda pendiente una evaluación más allá de lo cuantitativo de tales programas.
En el área de formación de audiencias musicales, la Presidenta destacó, un esfuerzo asociado al mandato de Ricardo Lagos: “fortaleceremos la labor de la Fundación de Orquestas Sinfónicas Juveniles e Infantiles, para que apoye a más de 300 orquestas en el año 2009 a lo largo de todo el país”, un programa que, a diferencia de los dos anteriores, ha tenido evaluaciones artísticas y sociales altamente positivas.

En lo institucional, un anuncio muy esperado, “en los próximos meses enviaré al Congreso Nacional el proyecto de ley que crea el Instituto del Patrimonio”, legislación que, de aprobarse, culminaría el esfuerzo iniciado con la creación del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y que debiera según toda lógica, establecer una nítida relación entre el futuro Instituto y el ya establecido – con casi cinco años de auspiciosa vida- Consejo.
Otro pendiente en esta área, que no puede esperar más es el “llamado al Congreso para que ratifique la Convención para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial”.
No escapó al Mensaje la tercera base de nuestro modelo de desarrollo cultural, la infraestructura, que se complementa con los otros dos ya mencionados en el Mensaje, gestión y audiencias: “Chile requiere de infraestructura cultural de calidad y al alcance de todos. Por ello el programa de centros culturales avanza a paso firme, así como el plan de construcción de bibliotecas públicas en todas las comunas del país, y el plan de mejoramiento de museos. Al final de mi mandato contaremos con una red de espacios modernos, diversos y amigables, a la cabeza de la cual hay que situar el nuevo Centro Cultural Gabriela Mistral”.
Recordando a Manuel Rojas “que aprendió a escribir leyendo días enteros, encerrado durante ocho horas en la Biblioteca Nacional” la mandataria introduce el tema de la formación de hábitos de lectura, haciendo un anuncio que parece reconocer las críticas al anuncio 2007 del Maletín Literario: “Vamos a seguir con la promoción de la lectura, y durante el año 2008 llegaremos con un programa especial de mini-bibliotecas a jardines infantiles, para desarrollar el hábito lector desde los más pequeñitos”. Sin duda, una biblioteca bajo la vigilancia de una parvularia –imagino que debidamente capacitada- y con ejemplares especialmente creados para la edad de los educandos, puede tener mayor efectividad que un maletín familiar que queda librado a múltiples factores dentro de un grupo como el familiar que tiene naturales intereses diferentes tanto por edades como por disposición a la lectura. La formación de hábitos de lectura puede encontrar terreno más fértil en un jardín infantil que en un hogar de bajos recursos y escasa motivación.

El duende de los discutidos maletines no está del todo descartado. Volvió a la carga con un anuncio curioso: “cada vez que entregamos una vivienda social, junto a las anheladas llaves irá también un maletín literario de la mano”. No parece que una familia que recibe su anhelada vivienda vaya a destinar parte del gozo de tal logro para leer. Más bien tiendo a creer que los ejemplares serán desplazados durante un buen tiempo en el que muebles, instalaciones y hasta plantas ocuparán las preocupaciones familiares.
Sin embargo, el balance del sector es ampliamente favorable, como lo resume la propia Bachelet: “Creo que todos estos esfuerzos que van a contribuir al desarrollo de una cultura más de todos, una cultura más ciudadana y esa creación y esos bienes culturales reflejarán la pluralidad de la sociedad, será una construcción más colectiva; y responderán a eso que Gabriela Mistral llamó, pensando qué era aquello que el Chile nuestro tenía y que ella dijo "Chile tiene voluntad de ser".

Un toque femenino y poético para cerrar un capítulo que, como es el cultural en el desarrollo nacional, inevitablemente ocupa espacios crecientes, sea en infraestructuras como en el imaginario colectivo.

3 comentarios:

  1. Estimado Arturo, gracias por la ordenada síntesis de las 728 palabras que nuestra presidenta hace de la cultura. Siempre contenta que se hagan más esfuerzos en este sentido, no pude dejar de preguntarme algo esencial y algo amplio (siendo la cultura suficientemente abstracta y amplia). ¿Cuáles son las vías correctas para fortalecer la cultura de un país?

    Me gusta que la presidenta se haya referido a la cultura como “aquello que somos más íntimamente”. Un país que tiene intimidad, es un país visto como una persona. Una que tiene su propia siquis y que, al igual que los seres humanos, tiene un Yo.

    La pregunta es cómo podemos aportar a hacer este Yo más fuerte. En un mundo globalizado, es fundamental tener una noción de quiénes somos para no desaparecer, para no sentirse menos. Siguiendo la analogía, la idea es ayudar a la patria a tener una buena salud mental. No queremos que Chile sea histérico, ni neurótico, queremos que su Yo sea único y la presidenta anunció varias medidas para fortalecer la confianza del niño, así como un padre mandaría a su hijo a clases de piano.

    La plata se destina a diversos rubros dentro del sistema de la cultura. Pero todos están referidos a una cosa en común: Alimentar la creación interna. El Yo es impulsado desde adentro. Aquí es donde creo que la presidenta se olvida de un punto fundamental. Para que exista un Yo, éste tiene que estar referido a un Otro. El ser humano adquiere conciencia de sí mismo a través de cómo es visto desde afuera, y se forma una idea de su Yo gracias a este feedback. No es mi intención ahondar en la teoría del sicoanálisis, pero esta simple idea sirve para darse cuenta que Chile debe salir al mundo, toparse con otros, ser visto y analizado. Pienso que sólo a través de esta mirada ajena podemos formar nuestro Yo. En palabras de la presidenta, darnos cuenta de aquello que somos más íntimamente.

    En buen chileno, pondría lucas en exportación de nuestra cultura, importación de obras nuevas y becas para que los productores de cultura salgamos al otro lado de la cordillera.

    Soy conciente de que muchos de estos esfuerzos se están haciendo. La diferencia está en el énfasis.

    Un abrazo y felicitaciones. Excelente blog!

    ResponderEliminar
  2. Señor Arturo Navarro me gustaria saber porque en su pagina no ha hecho ningun tipo de comentario respecto al caso de Elena Varela, me gustaria saber su postura acerca de este tema que la Prensa Chilena a recalcado tanto pero bajo una sola fuente la del Ministerio del Interior y no desde todas las perspectivas que deberian ser tratado.

    ResponderEliminar
  3. COMENTARIO DE OSCAR AGUERO
    Quisiera agradecerte la agudeza y prontitud con que comentaste el Mensaje Presidencial del 21 de mayo. Desearía agregar dos temas a los cuales, en una forma u otra, la comunidad cultural debe estar atenta y que, se pueden agregar a las palabras explicitas que pronuncio la Presidenta. El primero dice relación con la creación de un Fondo para becas, que consistirá en USD 6.000 millones, depositados en el extranjero y que funcionara en forma similar a otros fondos que, exitosamente ha administrado el Estado de Chile. Es preciso que en las conversaciones que en distintos niveles se den sobre la materia, léase Gobierno (Mideplan, Mineduc, Ministerio de Hacienda, Agencia de Cooperación Internacional, Conicyt, Ministerio de Economía, CORFO), academia (universidades, Instituto de Chile, centros de estudio ) y sociedad civil ( corporaciones y fundaciones ) , se debe insistir en la consideración expresa de la formación y perfeccionamiento en creación artística, gestión cultural , destacándose en esta, la imperiosa y urgente necesidad de contar con administradores de centros culturales, para poder asumir, en forma eficiente los desafíos que el Gobierno y los privados han asumido en la materia. Es dable destacar las iniciativas tales como el Centro Cultural Gabriela Mistral, (que esta en buenas manos), el programa de infraestructura cultural, del CNCA, para tener, al 2.010 centros culturales en comunas de mas de 50.000 habitantes, centros que deberán ser bien gestionados, construcción de bibliotecas publicas, y, las iniciativas privadas tales como las de la Fundación Corpgroup, Museo de Carabineros, Centro Cultural en Las Condes, etc.

    En virtud de ello es preciso la incorporación efectiva, de las entidades vinculadas a la cultura, en el análisis de la situación y en la adopción de medidas tendientes a crear el Fondo de Becas. No se puede omitir la participación del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, de la Asociación Gremial de Gestores Culturales, la AIEP y otras entidades vinculadas a disciplinas artísticas especificas.

    Otro punto de particular interés, es la dotación de 30.000 computadores personales a los niños mas desfavorecidos de Chile. Será preciso que en esta iniciativa, además de la dotación de equipos, se incentive producción de material que, a través del ciber espacio, pueda llegar a alumnos y al profesorado. Por lo tanto, se deberán hacer esfuerzos para fortalecer y profundizar los sitios web en materia cultural, ya existentes, tales como www.nuestro.cl , www.educar.cl y otros. Además, se deberían dedicar recursos a fomentar la creación de este tipo de sitios en que haya un componente cultural, debidamente adecuado al universo de los niños y con la adecuada orientación pedagógica, para que los profesores utilicen esta herramienta en pro de la educación y la cultura.

    ResponderEliminar