15 agosto 2019

¿ES POSIBLE VOTAR EL ARTE?



Cuesta entender que una autoridad llame a la ciudadanía a votar respecto de la permanencia de una escultura en un determinado lugar. Lamentablemente, el reciente derrumbe en el pasaje Pasteur de Valparaíso nos ha enseñado que ni siquiera la naturaleza con su inusual violencia, es capaz de exterminar una obra de arte como es el Museo a cielo abierto de Valparaíso, aunque dañó un par de murales.


En el caso de Puerto Montt estamos en presencia de arte sobre el arte. Cuenta la leyenda que el escultor de esta pareja de enamorados sentados frente al mar, se inspiró en la popular canción del grupo sesentero uruguayo, Los Iracundos, llamada precisamente Puerto Montt. 

El hecho es que la obra -que puede gustar o no- lleva un tiempo en el lugar, lo ha connotado de determinada manera y -con seguridad- ha atraído a un numeroso grupo de enamorados que se han confesado sus buenos sentimientos mutuos, frente al mar.

O sea, el arte ya es mucho más que la presencia física de dicha escultura, por mas que un Seremi crea que es llegar y ganar una votación para remover la obra.  Además, un colega de otro ministerio se apresuró a ofrecer un nuevo espacio -de todos los chilenos- para el traslado. Con la lógica imperante, también debiera llamarse a otra votación para aceptar o no ese emplazamiento.

Cabe recordar que otra colega del escrutador Seremi, ni más ni menos que la de Culturas... debió abandonar recientemente su cargo por malos tratos a los funcionarios de su repartición.

Algo huele mal entre los seremis de Los Lagos y su relación con la realidad, las obras de arte y las personas.

Afortunadamente, en el alcalde Gervoy Paredes, elegido con amplia mayoría en su momento, primó la cordura y llamó a evitar el desaguisado que tendrá resultado en 27 de agosto.

Más allá de cual sea la voluntad popular -una mixtura entre votos presenciales de puertomontinos y virtuales de personas de todo el país- correspondería a las autoridades de las culturas emitir un juicio sobre la permanencia o no de obras de arte. De otro modo a cualquier funcionario de pocas luces se le podría ocurrir someter a votación la estatua ecuestre de don Pedro de Valdivia en plaza de Armas de Santiago o el homenaje a los Héroes de Iquique en la plaza Sotomayor de Valparaíso.

Y ¿porqué no?, votemos para que La República, recién recuperada para su locación en Playa Ancha permanezca en los agradables y privados jardines de don Raúl Schuler, para evitar el riesgo de rayados y maltrato de grafiteros.

Y que el director del Bellas Artes plebiscite la permanencia de la escultura de Rebeca Matte en el frontis de su museo, para no tener que gastar en onerosas restauraciones .

Con las votaciones y con el arte, no se juega.

1 comentario:

  1. Es casi troglodita la sola idea de sacar la escultura del artista Robinson Barría.

    ResponderEliminar