13 enero 2013

TEATRO MUNICIPAL: PRIMERAS SEÑALES DESDE LA GLORIETA

Al celebrar su victoria electoral, la Alcaldesa de Santiago escogió hacerlo desde la glorieta de la Plaza de Armas, desechando al balcón que el candidato rival y sus partidarios habían soñado como símbolo de una eventual celebración. Una demostración de que la participación y la diversidad no eran sólo promesas de campaña, lo acaba de dar Carolina Tohá al anunciar, a semanas de asumida, nuevos integrantes del Directorio del Teatro Municipal de Santiago.

Entre los directores y consejeros renovados parece advertirse una apuesta por la profesionalización. Es decir, por nombres vinculados por muchos años al trabajo cultural, que aportan diversidad tanto de género como de experiencias y especialidades en las artes. La ex Primera Dama Luisa Durán, contribuirá con su notable práctica de haber visto nacer y crecer ese fenómeno musical que son las orquestas juveniles e infantiles, desde 1990, cuando su marido, Ricardo Lagos, era Ministro de Educación y la batuta la llevaba el fallecido maestro Fernando Rosas.
El director de publicaciones de la UDP y columnista de La Tercera, Matías Rivas, lleva en sus espaldas un trabajo editorial en una universidad inclinada a la formación de escritores creativos, editores y otros profesionales escasos en el mundo académico nacional, junto con haber demostrado públicamente sus convicciones autónomas al renunciar a asistir a la Feria del Libro de Guadalajara, invitado por el gobierno, debido a su discrepancia con la política de compra de libros del mismo.
Entre los Consejeros, se designó a una académica especializada en estudios de audiencias, María Inés Silva, profesora en el Magíster de Gestión Cultural de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile y postulante a doctorada en la Universidad de París, con experiencia en la formación de públicos en el teatro de la Universidad Católica. Se advierte una señal de incorporar nuevos públicos a un teatro que, según la flamante Alcaldesa Presidenta del Directorio, inicia una “etapa donde queremos sacar cada vez más los cuerpos estables fuera de los muros del Teatro Municipal de Santiago y repetir experiencias extraordinarias como las que acabamos de vivir con los conciertos en las iglesias". 
Constituye un reconocimiento al persistente desarrollo que ha tenido en nuestro país el trabajo académico y práctico a la vez de los gestores culturales, lo que inició la actual administración del Teatro Municipal al incorporar hace algunos meses entre sus ejecutivos al ingeniero comercial Francisco Torres, quién se desempeñaba como Coordinador Académico del Magíster mencionado y fue por años gerente de la Fundación Pablo Neruda.

También puede apreciarse la provechosa mezcla de trabajo artístico con la capacidad de gestión en los otros consejeros: Benjamín Vicuña además de un formidable actor (“Los Archivos del Cardenal”) se ha desempeñado como gestor y socio fundador del Centro Mori, que administra tres salas de teatro, disciplina que muy probablemente, Vicuña intentará sea considerada en la programación futura.
René Naranjo, una especie de hombre múltiple de la cultura, es comentarista de cine (se inició como camarógrafo), fue editor de LUN y es productor de ópera, reforzado por su conocimiento y amor por el “bel canto”.
En resumen, un plantel que inicia un ciclo acorde con los tiempos, dónde cada vez más, tanto a niveles de directorio como de ejecutores, es necesario contar con conocedores de su trabajo. Lo que sí ocurre con el equipo ejecutivo del Municipal, encabezados por Andrés Rodríguez y que pareciera explicar la permanencia de Directores como Paola Luksic, integrante de una familia de filántropos que aplica criterios modernos de financiamiento de las artes, dentro de los que no están ausentes investigaciones académicas sobre las valoradas family offices, que suelen vincularse estratégicamente a iniciativas culturales, como por ejemplo la familia Schiess con el Teatro del Lago, siendo Nicola  Bader-Schiess Presidenta del Área de Fundaciones de la Asociación de Empresas Familiares de Chile.
Se mantendrán en sus cargos Cecilia Domínguez, de la Corporación Amigos del Teatro Municipal, que representa gran número de pequeños contribuyentes del Teatro y el doctor en derecho Enrique Barros, profesor de la Universidad de Chile, miembro de número del Instituto de Chile y Consejero del Centro de Estudios Públicos.  
Quedan pendientes los nombres de algunos nuevos directores y la elección del Vice Presidente de la Corporación Cultural de Santiago.

Los que vendrian con "las señales de marzo".

2 comentarios:

  1. me parece fantástica la inclusión de Matías Rivas en el mundo del teatro municipal. salud por eso.

    ResponderEliminar
  2. Se nota un cambio muy positivo en la nueva forma que el Teatro Municipal programará sus actividades, gracias a una dinámica muy distinta a lo que se recibió y prosiguió en las últimas décadas.

    ResponderEliminar