14 noviembre 2011

Y MATTA NO FUE UNA PIEDRA PERDIDA...




Como solicitado el 23 de marzo de 2011 en este blog,  Matta no debe ser una piedra perdida, Matta dejó el 11 del 11 del 11 de ser una piedra perdida para convertirse en una magnifica muestra allí, adosada al Palacio de La Moneda. Aplaudido, en pleno centenario, por sus fieles y protegido férreamente de los estudiantes que tampoco querían perder la ocasión de hacer alguna manifestación como las que ya son habituales y tienen de cabeza a las fuerzas policiales y una que otra institución de la República. Curiosamente, esta vez, Matta estaba tranquilo, cien veces colgado sin novedad -Nicanor Parra estuvo  una vez colgando Presidentes y salió mal parado- de las paredes del Centro Cultural Palacio de La Moneda dejando sin aliento a quienes visitaron la muestra.




La sensación es indescriptible: estar delante de un genio desplegado en todo su esplendor, enorme y diverso a la vez. A todas luces, recomendable de visitar, especialmente porque los esforzados gestores del centro, encabezados por Alejandra Serrano, han programado, con acierto, que la muestra se cierre recién el domingo 26 de febrero de 2012.

En el intertanto, la encuesta convocada por este blog, respecto a la idea de crear en Chile un Museo Matta entregó sus resultados. De casi cien personas que la respondieron, más de la mitad, el 52% es partidario de hacerlo sin condiciones, mientras un 28% estima que no es necesario dado que existen otras prioridades. Pudiera interpretarse que éste rechazo es relativamente alto y podría reflejar alguna conciencia de que la educación tiene cara de llevarse muchos recursos públicos en el futuro cercano.
Pocas personas, 5%,condicionan su aprobación a que los familiares aporten obras y un sorprendente 18% lo condiciona a que existan apoyos privados y públicos.

En definitiva, no hay un resultado contundente.

La pregunta, después de visitar la muestra curada por Inés Ortega-Márquez es si un museo, cualquier museo, de cualquier parte del mundo sería capaz de convocar esta misma calidad y cantidad de obra de Matta.

Tal vez, su camino será seguir infiltrando diferentes lugares, como el Centro Cultural de La Granja , galerías de Santiago, los libros como el Don Qui y hasta el Museo Nacional de Bellas Artes.
Lo cierto que, con esta muestra, Matta dejó de ser un "cosmopolita", en palabras de Neruda, regresando monumentalmente a su país, y comenzó a ser un poeta que parte y regresa.

Lo que en Chile no es poco.

1 comentario:

  1. Hola estimado Arturo,
    Le escribe Maité Hdez-Lorenzo, de la Casa de las Américas, nos conocimos en BUenos Aires durante el encuentro de gestores culturales.
    Próximamente la Casa abrirá una exposición de Matta por su centenario durante el cercano Festival de Cine de La Habana, adonde, por cierto, vendrá Andrés Wood.
    En 2006 la Casa dedicó el año a Matta, con una exposición permanente y un libro hermosísimo. Matta tuvo excelentes relaciones con la Casa, con su presidenta Haydee Santamaría y aquí conservamos recuerdos valiosos de su obra y su vida.
    Un saludo cordial
    Maité Hdez-Lorenzo

    ResponderEliminar